Acero Galvanizado: ¿Qué tipos de corrosión existen?

tipos de corrosión acero galvanizado cbmetal

El acero tiene un sinnúmero de aplicaciones en la actualidad. Se trata de un metal necesitado en muchísimas industrias, desde la industria médica y culinaria hasta el sector de producción. Entre sus usos más comunes, el acero es muy utilizado en el sector de la construcción residencial y comercial, porque es un material que brinda mucha estabilidad y durabilidad.

Sin embargo, si no se utiliza un acero diseñado específicamente para resistir el paso del tiempo, este metal podría comenzar a sufrir frente a la exposición constante contra elementos naturales como el aire y el agua, ya sea por contacto natural o por accidentes como fugas. Así, el acero puede verse susceptible a corrosiones, lo cual pondría en peligro a la integridad de la estructura.

Así como no existe un solo tipo de acero utilizado durante los proyectos de construcción, tampoco existe una sola clase de corrosión. Por eso, en CB Metal hemos reunido una guía detallada con ciertos tipos de corrosión que podrían afectar el acero de los proyectos de tu empresa.

Corrosión por grietas

La corrosión por grietas no es fácil de detectar, porque se desarrolla dentro de pequeñas rajaduras y orificios dentro del acero. También puede formarse bajo juntas, remaches, pernos y tornillos, entre válvulas y sus asientos o bajo depósitos porosos. Esta forma de deterioro se debe usualmente a daños mecánicos durante la instalación, escombros y restos traídos por el aire o durante alguna tormenta; o por el paso del tiempo. Cuando la humedad se acumula, los minerales pueden reaccionar con el metal y debilitar la estructura.

La detección temprana es crucial para contrarrestar la corrosión. También, es recomendable utilizar aceros especialmente diseñados para resistir la corrosión, como el acero galvanizado y el acero inoxidable. Además, es importante que la empresa agende inspecciones que determinen la necesidad de reparar a tiempo para prevenir daños extensivos.

Corrosión común

La corrosión común es aquella que ocurre cuando el oxígeno y la humedad interactúan a lo largo de la superficie del acero, generando una carga negativa. Esto provoca que los átomos de hierro del acero pierdan electrones y adquieran una carga positiva. Al conectarse las cargas opuestas, se produce una reacción química que desencadena el hidróxido de hierro, que a su vez reaccione con el oxígeno y ocasiona que el material se oxide.

La solución a este problema es que el fabricante de acero aplique una cubierta protectora por encima del acero antes de instalarse. Una acción como esta prevendrá la generación de corrosión y óxido, pues protegerá el acero de la humedad y del oxígeno. Entre las cubiertas más comunes y útiles, se encuentra la galvanización.

A través de la galvanización, el acero es cubierto por una capa de zinc, que previene que el oxígeno y el agua lleguen al acero debajo de la cubierta. El zinc crea una capa de óxido de zinc en la superficie y, cuando hay humedad, se convierte en carbonato de zinc. De esta forma, se crea una capa gris encima del metal que es insoluble en agua y evita que ocurran otras reacciones químicas. Por eso, el acero galvanizado es una alternativa que resiste el óxido y la corrosión durante mucho tiempo.

Corrosión bimetálica

La corrosión bimetálica ocurre comúnmente cuando se utilizan dos tipos de metal diferente que conducen electricidad. Si se genera una condensación, causará una reacción entre los dos metales que puede alterar su composición química, dejándolos susceptibles al óxido.

Estos materiales se suelen utilizar de forma subterránea. Por eso, es muy complicado detectar alguna clase de deterioro. Sin embargo, se puede asegurar protección suficiente si se instala alguna clase de jebe o plástico aislante para que se pueda mantener una atmósfera consistente entre los metales.


Conocer las diferentes clases de corrosión ayudará a las empresas a aplicar medidas de prevención contra un problema tan común como este. Desde detección temprana hasta el uso de materiales especialmente diseñados a prueba de corrosión como el acero galvanizado, así como la aplicación de aislantes, son grandes alternativas para proteger los materiales que tu empresa utilice durante sus proyectos de construcción.

CB Metal está especializado en la venta y producción de acero galvanizado por inmersión en caliente. Si estás interesado en alguna de nuestras soluciones industriales, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

You may also like...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *